Artículos e Investigaciones por Arq. Sebastián Sucre

 
ANATOMÍA DE UNA TRAGEDIA (Ensayo)

 

 

CIUDAD

URBANISMO Y ARQUITECTURA


 
INTRODUCCIÓN.-
 

Por la razón del crecimiento, en las últimas décadas, de la gravedad de la crisis  y el caos urbano que se hacen notorias y visiblemente obvias en la vida  de  las principales  ciudades de la República de Panamá,  es primero importante y necesario  conocer el origen y el nacimiento de las ciudades. Además, sus  propósitos  y  fines  utilitarios.  Después,  en segundo lugar,   indicamos  las causas   que  provocan sus deterioros y  enfermedades  en  su  aspecto  físico, así como el descenso  social de  los habitantes que las ocupan.

Como  esta situación que describimos  no es exclusiva y única de nuestro país, es adecuado señalar que en el resto del continente LatinoAmericano y  en el  Caribe se  experimentan  idénticos  sufrimientos en medio  de sus concentraciones humanas principales y permanentes (léase ciudades). En éstas regiones, la mayor parte de los habitantes mora y trabaja en centros urbanos.

Dicho lo anterior, es esencial comentar que  nuestras  intenciones en este ejercicio de palabras e ideas  es fijar y establecer los  problemas  urbanos existentes  que nos aquejan,  y,  adicionalmente,  dibujar el devenir de  los que   habitan  y  residen,  como nosotros, en los entornos  nacionales.  No faltan  aquí  algunas  sugerencias  y  orientaciones  nuestras  que  pueden contribuir  a mejorar los ambientes urbanos enfermos.

                                                  
I

Tres es el número de los actores o mecanismos fundamentales que regulan la dirección del comportamiento de las ciudades:

a.-Las  autoridades  políticas, quienes generalmente  determinan de manera inteligente  el  futuro de  una  ciudad, pero que en ocasiones se inclinan a proclividades de ciertas formas de corrupción.

b.-Agrupaciones económicas en nuestras comunidades que se ubican como factor influyente y  preponderante en la toma de decisiones finales. Estos grupos alcanzan una magnitud de poder que el común de los ciudadanos  frecuentemente  no entiende  ni  conoce. Hablamos  de  constructores  de edificaciones , compañías de seguros, bancos, et. al..

c.-Sistemas de transporte existentes o por construir.

Los nacimientos  u  orígenes  de las ciudades  importantes   y  principales de  América no ocurrieron  espontáneamente. Todas dichas ciudades en nuestro continente, especialmente en Latinoamérica  y en el Caribe, fueron fundadas y establecidas, cada una de ellas,  por un acta  (acto político)  dictada por los imperios de Europa, cuyos reglamentos eran aplicados en  las  colonias  que les  pertenecían  en  la  región.  Casi siempre,  el diseño de  las  calles  y  sus anchos, orientación  hacia  el  este, etc. nos  llegaban adjuntos, y en algunos casos, inclusive, se determinaba en que tipo de labores debían ocuparse sus moradores.

La verdad sea dicha:  las  ciudades a que  nos  referimos se  crearon  porque se  pensaba, que una  vez  organizadas, eran  capaces  de crear  riquezas, en un  supuesto  ambiente  estable  y de  larga  vida.  Esta  era  la sola  y  simple razón. Así  lo entendieron en  su momento  los monarcas europeos. Después de  todo, con fecha anterior al año de 1492,  existían  precedentes o modelos a través de la historia de la humanidad. 

Sabios  para  aumentar  y  multiplicar  los  tesoros de  sus reinados  y  los suyos propios, los soberanos de los estados del viejo continente (Europa) estuvieron   concientes  de  que  ninguna  ciudad  o conglomerado urbano que aspirase a la  prosperidad  podía  adoptar   la autarquía como sistema económico  administrativo.  Es  por  este motivo que  los centros urbanos que se  instituyeron en  las  colonias del  nuevo continente (América )  se   ubicaron  o  localizaron  en  las  riberas de algún  río caudaloso  y  de  alto calado o en costas frente al mar.

El comercio  exitoso  de  cualquier sitio poblado  depende  del  dinero que proceda  del  exterior a cambio de que se venda  lo  que  produce el  lugar     (la conexión con  otras ciudades). El  resultado de este escenario equivale al   bienestar  de  los  ciudadanos, o,  puesto  de  otra  manera,  se traduce en empleos, viviendas,  escuelas,  cultura,  monumentos,  arte, entre otros efectos.  Los negocios ubican  y  juntan a  las  personas  en una vecindad.

Pensamos que probablemente  la ciudad  indígena  MACHU PICCHU  cesó como tal por una carencia de  relación con su mundo exterior.

¿Y cómo se  hace  específicamente el comercio que acabo de mencionar? Sencillamente por medio de un sistema de transporte existente en un sitio en particular. Inicialmente  era exclusivamente marítimo, y posteriormente se  complementó  con el sistema  de ferrocarril. Ulteriormente  apareció el automóvil  y más recientemente la aviación. Este último tiene apenas cien años de estar entre nosotros.

Cuando  menguan  los comercios,  servicios y  los sistemas de transporte  de  cualquiera  concentración  urbana,  ésta  desaparece  o  su  población disminuye. Ejemplos relativamente recientes los son Silver City y Virginia City, en Estados Unidos de  América,  que en su momento explotaron con éxitos minas de oro y plata. Una vez agotadas  las venas de las minas, las mencionadas  ciudades  desaparecieron.  Otros  ejemplos  lo  constituyen Potosí, en Bolivia, y San Francisco de Veraguas,  en Panamá. Cuando sus yacimientos de plata y oro respectivamente  se extinguieron  y  llegaron a su fin,  la  importancias  comercial,  de  servicios  y  prosperidad  de estos últimos centros urbanos desaparecieron y sus poblaciones disminuyeron. Al final no tenían otro producto que vender al mundo exterior.

De  los  tres  actores o mecanismos  fundamentales  que  mencioné antes y  que regulan la manera de vivir de los habitantes en las concentraciones   urbanas organizadas (ciudades),  los sistemas de  transporte  representan el principal componente que determina el carácter de nuestra vida diaria y cotidiana. Los sistemas mecánicos de movilidad y sus vías nos conducen de un lugar a otro y  acarrea  los servicios  o  productos  que se ofrecen  y vendemos a los mundos exterior y local. Puede existir dirección  política y económica, pero no es posible la  prosperidad  comercial  e  industrial sin un sistema adecuado de transportación.

Generalmente  conformada  por  personas que no conocen o entienden el tema, la dirección política (autoridades y planificadores)  de una región es  quien decide la configuración de las vías y los sistemas de transportación a  construir.  Nos  referimos a calles, carreteras,  autopistas, pasos  viales elevados,  supercarreteras,  puertos  marítimos  o  aéreos  y  ferrocarriles. Es obvio que proyectos de esta naturaleza son limitados por la capacidad  económica para costearlos y que resulten de beneficio a  los  sitios donde empiezan y donde llegan. Pero en  la realidad,  los resultados  de  lo inmediatamente  anterior  y  las decisiones  tomadas por  la  dirección política  contribuyeron,  y  continua  aportando, a las  pesadillas que  representan el caos y deterioro  urbano y suburbano que sufrimos, como veremos más adelante. Nos han arruinado nuestras  ciudades  construyendo  carreteras  y  pasos  viales  elevados a  través de las mismas y han deshumanizado la población suburbana, entre otras desatinadas  resoluciones. Hemos  perdido los sentidos  de  orden y orientación.                                                                                           
 

                                                                       

Descargue el ensayo completo aquí

LA REPÚBLICA HOY.-

CONOCÍ SU BELLEZA CUANDO SALIÓ POR LA PUERTA Y  LA PERDÍ.

SUBURBIA.-

LAS CIUDADES (DEJA VÚ, EN PARTE).-

CONCLUSIONES.-

<<REGRESAR

 

Contacto Tel.: 223-7031 / 264-2598
Dirección Postal: Apartado 0834-00485

Correo Electrónico:

 
 
Copyright©Sebastian Sucre 2008 . Todos los Derechos Reservados